Displasia de cadera

La displasia de cadera se refiere al desarrollo inadecuado o a una anomalía de la zona del acetábulo. Además, se puede desarrollar una mala posición, conocida como luxación de cadera o luxación de articulación de la cadera como se la conoce en la jerga médica. Con una cadera luxada, la cabeza femoral se desplaza parcial o totalmente en relación a la cavidad de la articulación de cadera o zona del acetábulo, lo que significa que la cabeza deja de acoplarse correctamente en la cavidad.

En el caso de la displasia congénita de cadera, la articulación de cadera no está aún completamente formada al nacer. Las niñas suelen estar afectadas hasta 6 veces más frecuentemente que los niños.


Causas

Existen varias causas posibles de displasia de cadera, aquí pueden influir tanto factores internos como externos.

Un importante factor externo que causa la displasia de cadera en lactantes es la falta de espacio en el vientre materno. Si la cabeza femoral se desplaza en la cavidad del acetábulo debido a una movilidad restringida del niño y se presiona contra el borde de dicha cavidad durante un periodo de tiempo lo suficientemente prolongado para que la cavidad se deforme, puede causar displasia de cadera con luxación de cadera. Una falta de espacio puede producirse por los siguientes motivos, entre otros:

  • Primer embarazo
  • Posición de nalgas
  • Bajo volumen de líquido amniótico
  • Alta presión arterial de la madre durante el embarazo

Síntomas

Los síntomas típicos de la displasia de cadera y luxación de cadera, que puede ser leve o pronunciada, son los siguientes:

  • Inestabilidad de la articulación de cadera
  • Luxación y reajuste de la cabeza femoral
  • Abducción limitada de la articulación de cadera afectada
  • Pliegues asimétricos en la parte posterior de los muslos
  • Acortamiento patente de la pierna afectada

La displasia y luxación de cadera se producen generalmente solo en un lado (aprox. el 60% de las veces) pero los síntomas pueden darse en ambos lados. La primera indicación de displasia de cadera en recién nacidos es una articulación de cadera inestable, pero esta se corrige por sí misma en el 80% del total de los casos. Puede producirse luxación de cadera si se aplica presión a la cabeza femoral desde el exterior (por ejemplo, al cambiar los pañales con las articulaciones de cadera extendidas).

Diagnóstico

Si se sospecha de un desarrollo inadecuado después de un examen físico del bebé, deberá realizarse una ecografía. Esto permitirá al médico evaluar si la sospecha de displasia de cadera o luxación de cadera puede ser confirmada.

Los rayos X solo se toman en caso de que sea necesario tratamiento. Con el fin de excluir la posibilidad de degradación de la articulación (necropsia de la cabeza femoral), se toma una placa de rayos X final después del tratamiento.

Terapia

La terapia depende de la gravedad de los síntomas y de la edad del niño en el momento del diagnóstico. No obstante, se aplica generalmente lo siguiente: cuanto más joven es la persona afectada, más exitoso será el tratamiento de la displasia de cadera y luxación de cadera.

A menudo no se requiere ningún tratamiento en absoluto en las primeras etapas, ya que la displasia de cadera con frecuencia se corrige por sí misma en los dos primeros meses. Puede estimular la curación espontánea de la displasia de cadera flexionando la cadera de su bebé al cambiarle los pañales, llevándolo en un portabebés y evitando la extensión prematura de la cadera.

No obstante, si la displasia de cadera se mantiene más allá de la segunda a la cuarta semana de vida, puede recurrirse a los pantalones expansores como elementos adecuados para la terapia. Su médico decidirá si además están indicados ejercicios de relajación muscular y fisioterapia. En caso de displasia de cadera con luxación de cadera, la cabeza femoral debe reposicionarse en la cavidad del acetábulo. Esto puede lograrse con la ayuda de órtesis. Posteriormente será necesario garantizar que la cabeza femoral no se disloque de nuevo de la cavidad. Esto también se consigue con la ayuda de órtesis.


Los productos que se muestran son ejemplos de ortetización. La verdadera idoneidad de un producto para usted y su capacidad para sacar el máximo provecho de su funcionamiento dependen de muchos factores diferentes. Entre otros, son clave la condición y la forma física, así como una minuciosa exploración médica. Su médico o técnico ortopédico también participará en la decisión sobre el tratamiento más adecuado para usted. Estaremos encantados de ayudarle.


Productos que combinan