07/19/21

Historia de los Juegos Paralímpicos

Johannes Floors es atleta paralímpico y usuario de pies de Ottobock

Hasta 1943, la esperanza de vida para las personas con paraplejia era de apenas dos años. Estos pacientes pasaban la mayor parte del tiempo postrados en la cama, con tendencia a úlceras, infecciones y depresión. Por entonces, la rehabilitación era prácticamente inexistente. En este año, el doctor Ludwig Guttman pasó a ser director del Centro Nacional de Lesionados Medulares del hospital de Stoke Mandeville, en Reino Unido.

En una época de guerra, esta unidad comenzó a recibir heridos con diferentes traumatismos que afectaban a su movilidad, como pérdidas de miembros o daños neurológicos. La clínica introdujo entonces el deporte como herramienta para una aún poco desarrollada rehabilitación, que acabó por convertirse en una vía para la competición debido a la motivación que generaba entre los pacientes a nivel físico y psicológico.

Acabada la Segunda Guerra Mundial y en paralelo a los Juegos Olímpicos de Londres de 1948, Guttman organizó competiciones nacionales entre hospitales para demostrar que “el deporte no era un privilegio de aquellos en plenas facultades, sino que hombres y mujeres con discapacidad severa, incluso aquellos con paraplejia, pueden convertirse en atletas por sí mismos”.

En los siguientes tres años, los Juegos de Stoke Mandeville aumentaron su participación de 37 a 121 deportistas, sentando las bases de unos primigenios Juegos Paralímpicos.

Aún pasarían 9 años hasta la celebración de los primeros Juegos Paralímpicos tal y como los conocemos hoy en día, donde se congregaron 400 atletas con lesión medular provenientes de 23 países para competir en ocho categorías deportivas distintas.

En la próxima edición de los Juegos Paralímpicos de verano, la ciudad de Tokio acogerá a un total de 4.400 atletas (2.318 hombres, 1.782 mujeres y 300 plazas mixtas) de 160 países diferentes, para la participación en 22 disciplinas diferentes entre las que se encuentran, además, dos deportes nuevos: bádminton y taekwondo.

Ottobock: pasión por los Paralímpicos

Desde 1988, Ottobock es el patrocinador oficial más veterano de los Juegos Paralímpicos. En cada edición, Ottobock dispone a los atletas de asistencia gratuita ante el desgaste y uso de sus prótesis o sillas de ruedas gracias al trabajo de decenas de técnicos cualificados de todas las sedes a nivel internacional. Esta asistencia, tanto para usuarios de soluciones de Ottobock como de otros fabricantes, demarca pasión por el deporte y los logros de los atletas que se superan con cada edición.